sábado, 7 de junio de 2008

Sobre la muerte del GRAL. BERNALES

Sobre la muerte del General Bernales

Escrito por mediActivsta // Indymedia Santiago

Los medios interrumpieron su programación de tetas, potos, cahuines y pelotas, para dar a conocer una noticia, en Panamá y luego de sufrir un accidente aéreo fallecía Luis Alejandro Bernales, General Director de Carabineros, la policía militarizada del régimen. Las reacciones no se hicieron esperar y desde la casta política lamentaban la muerte de un guardián leal al mercado, mientras en las víctimas de la violencia policial era un sentimiento totalmente opuesto y los nombres de las recientes víctimas de la “era Bernales”, retumbaban en el aire, seguidos de un PRESENTE y aquel clásico grito de “oye Coronel, oye General… tus balas se acaban y el pueblo es inmortal” comenzaba a ser coreado por decenas de personas en los patios de liceos y universidades movilizadas.


José Alejandro Bernales no es el “noble funcionario” que los medios se esmeran en mostrar, ni menos un hombre de principios humanistas o cristianos. El fallecido director general hizo carrera en el periodo más oscuro de la dictadura. Fue a fines de los 70’s asignado a la 29ª Comisaría de Fuerzas Especiales y más tarde a la Dirección de Inteligencia de Carabineros, haciendo carrera en la institución represora durante los oscuros años 80’s. No es hasta el año 92 que logra ser nombrado general y asignado a la zona VII Zona de Maule primero y luego a la IX de la Araucanía, lugar donde es conocido por su bestialidad en la lucha contra el pueblo Mapuche mediante la elaboración y puesta en marcha de la Operación "Paciencia".

Cuando finalmente es nombrado Director General, son resaltados en él los “logros” obtenidos en lo que llamarían su misión “pacificadora” de la Araucanía y el llamado "nuevo trato", resaltando sus atributos y los conocimientos en el tema, como también en las labores de inteligencia policial.

Conocido por sus intervenciones en política, su posición fascista sobre la comunicación, la sociedad y la democracia, su cercanía con el atemporal Opus Dei. Bernales se caracterizó por la dureza contra los conflictos sociales y conocido son los resultados de su gestión en esa materia.

Durante su gestión son asesinados el obrero forestal Rodrigo Cisterna, acribillado a balazos en las afueras de la Forestal Arauco, es abatido por la espalda el estudiante universitario Matías Catrileo, luego de una ocupación pacífica de unos terrenos privados resguardados por la policía y muere luego de una brutal golpiza propinada por la policía en Pudahuel, el joven Jonny Cariqueo Yáñez.

Es a lo largo de su mandato que se suceden una serie de violaciones a los derechos humanos de todos quienes son detenidos en las manifestaciones por demandas de justicia social y tienen el infortunio de pasar por las manos de sus Fuerzas "Especiales".

Días de duelo nacional, misas, declaraciones, una verdadera teleserie para los próximos días que montarán los Medios de Domesticación Masiva. No va a faltar el que pida que lo beatifiquen y puede que aparezca el cura Hasbún contando de algún milagro o que se aparece por ahí, quizás los Huasos Quincheros le compongan una tonada. Pero José Alejandro Bernales no es más que la muestra de un estado pinochetista, terrorista, mentiroso y ladrón, que conculca derechos, realiza montajes, asesina a trabajadores, estudiantes y mapuche, justificando su accionar en la necesidad de mantener una “paz social”, “paz” que permite a los poderosos continuar con la explotación del pueblo y el saqueo de los recursos naturales.

Lo que se vivirá en los días que vienen no será más que un continuo bombardeo de los medios, tendientes a “humanizar” y "limpiar" la imagen de un agente de la dictadura que ejerció el terrorismo de estado con auspicio del poder civil. Quien le suceda en el cargo continuará con el modelo de represión y golpizas, puesto que es una política de la institución que continúa con la doctrina de seguridad nacional y la idea del enemigo interno.

Con la muerte de Bernales recordamos a todos quienes han sufrido su doctrina a manos de sus funcionarios en cada manifestación, a quienes han sido golpeados, abusados, gaseados, violados en sus más íntimos derechos y podemos decir que: “lo que aquí se hace, aquí se paga”.

1 comentario:

Colomba Antonia dijo...

wena wena gracias por aderir en links en este preciso momento los agrego al blog en la misma volaaaa
mil graciassssss